Oficinas Madrid: 910 019 908
Málaga: 951 247 311
Barcelona: 933 801 599
Bilbao: 946 530 222
Valencia: 960 654 949
Zaragoza: 976 361 298
Sevilla: 955 328 955
Vigo: 986 160 688

Cristina García Mintegui

Marbella

Mi nombre es Cristina Mintegui. Vivo en Marbella (Málaga), junto a mi marido, Francisco, y nuestros dos hijos, Gloria, de 17 años, y Francisco, de 15 años. Soy Abogada y mi marido es Ingeniero.

He sido estudiante de intercambio en dos ocasiones en mi vida:

La primera, hice mi último año de colegio, el equivalente al C.O.U. de entonces, segundo de bachillerato actual,  en una escuela secundaria estadounidense, durante el curso escolar 1987/1988. Viví durante un curso escolar en un pequeño pueblo de Arkansas llamado Pocahontas, que tenía unos 6.000 habitantes. Yo por aquel entonces vivía en Bilbao, es decir, estaba acostumbrada en vivir en un área  urbana metropolitana, nada que ver con mi pueblo de acogida. Aquella experiencia ha contribuido muchísimo a forjar mi personalidad. Pasé de ser una chica tímida, y con una forma de ver la vida bastante conservadora, a convertirme en una persona mucho más resuelta, extrovertida, y tolerante. Además, mi Familia Americana (Con mayusculas) son para mi mi segunda familia. Ellos han estado visitándonos en distintas ocasiones, e incluso mi hijo estuvo hace un año pasando un mes  de verano en casa de mi hermana americana, en Little Rock y forjó una estupenda relación con sus hijos.

La segunda fue como Estudiante Erasmus, en la Universidad Católica de Lovaina, en Bélgica, durante mi ultimo año de Derecho, en el curso universitario 1992/1993. Pude compartir mis clases de Derecho con estudiantes de toda Europa y alumnos de postgrado de todo el mundo y esta experiencia internacional ha sido muy importante en mi carrera profesional, que se ha desarrollado principalmente en la Costa del Sol.

Durante diez años aproximadamente, periodo en el cual mis hijos han sido alumnos del Colegio Alemán Deustche Schule en Málaga, hemos tenido en casa estudiantes alemanas trabajando como au pairs, al tiempo que estudiaban español en una escuela de idiomas para perfeccionar los conocimientos del idioma. Esto también ha supuesto un reto debido al choque cultural que muchas veces supone nuestra cultura latina frente a la cultura germánica, pero el resultado ha sido muy positivo, y mis hijos son personas con una facilidad de integración y adaptación gracias a esta experiencia.

Mi hija Gloria ha cursado en un instituto secundario americano el curso escolar equivalente a cuarto de la E.S.O. durante el curso 2015-2016. Estuvo en un  pueblo llamado Murrieta, cerca de San Diego. La experiencia, aún con esos momentos duros que todos pasamos cuando alguien está a tantísimos kilómetros de distancia, ha sido enormemente positiva, especialmente para Gloria.

Aunque tanto ella como su hermano ya demostraban ser personas abiertas a los cambios, y con un espíritu aventurero,  su madurez y confianza en si misma se han visto muy reforzadas gracias a esta experiencia.

Además,  sin haberse examinado previamente de ningún examen de Cambridge, ha aprobado el Examen C-2 de Inglés, lo cual evidencia su dominio del idioma.

Actualmente, es mi hijo Francisco el que está cursando un año escolar, el equivalente a cuarto de la E.S.O., en Estados Unidos, en una ciudad llamada Spanish Fork, a cincuenta minutos de la capital de Utah, Salt Lake City. Leva seis meses allí, y está muy contento, y ello a pesar de convivir con una familia muy distinta a la nuestra, tanto por su edad, como por su forma de vida, muy centrada en la religión. A pesar de ello, está demostrando una capacidad de adaptación y unas habilidades para comunicarse de forma inteligente con la familia y evitar posibles conflictos que nos está asombrando muy positivamente.

Te animo a ser un estudiante de intercambio en Estados Unidos. Créeme, es una experiencia muy enriquecedora, un reto que cambiará tu vida y la de tus seres queridos, para siempre, de una forma realmente positiva.

Cristina,
Marbella